Dice el razonamiento de la navaja de Ockam que, en igualdad de condiciones, la solución más sencilla a un problema es probablemente la correcta. Lo que pasa es que esa evaluación de sencillez depende de las personas. Hoy explico que, para unos niños, las cicatrices provocadas por una tracción Gardner-Wells tienen una explicación más sencilla 😉