(Publicado originalmente en El Faradio el 15/12/2016)

No obstante, mientras tomábamos el café, me confesó que las barreras que más cuesta superar no son las arquitectónicas sino las sociales. Me explicaba el caso que vivió hace muchos años, en un centro comercial, mientras paseaba mirando escaparates.

Accede desde aquí al artículo completo

Anuncios