La idea de crear un blog/espacio en el que mostrar lo que es mi día a día me rondaba por la cabeza desde hace mucho tiempo, pero entre unas cosas y otras nunca encontraba el momento. Finalmente me decidí a ponerme a ello hará cosa de un par de meses pero, casualidades del destino, el proyecto sufrió su primer imprevisto antes de ver la luz.

La cama que aparece en la foto de cabecera fue ocupada por mí durante 15 días. Del 8 al 22 de junio. Y a día de hoy, en vísperas del primero de julio, continúo mi reclusión en cama, pero ya en mi casa. La razón: una operación para solucionar un problema causado por una úlcera. Uno de esos problemas que nos acerca siempre a los que vamos a pasar el resto de nuestras vidas sentados en una silla de ruedas.

“Siéntate conmigo” no estaba pensado como un lugar donde relatar los problemas físicos que puede tener alguien como yo debido a su situación, sino que quería mostrar los impedimentos que, en ocasiones, pasan desapercibidos y que nos dificultan el quehacer cotidiano. Pero, siendo honesto, si pretendo que re sientes conmigo debería ser con todas las consecuencias. Y esta es una de ellas.

¿Quieres subir?

Anuncios